Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2017

De cuando la gente es molesta

Por lo regular mi paciencia es bastante amplia, son contadas las cosas que me hacen enfurecer. En otros años quizás cualquier razón me enojaría, pero a lo largo del tiempo he aprendido a comprender a los demás (hasta cierto punto) y tolerar, es mejor ver con humor las cosas a molestarse, ¿no les parece?
El punto es que hay algo que no tolero, que en verdad me tiene cansada y no sé como es que la gente que lo hace es tan inconsciente como para no notar que es molesto, que están siendo más que imprudentes, están siendo abusivos.
Tengo una cámara, que no es la mejor del mercado, no es profesional pero me ha ayudado a ganar unos cuantos pesos en un par de ocasiones antes de tener empleos más fijos. Aunado a esto, me gusta tomar fotos de vez en cuando, no me considero una profesional ni fotógrafa (eso es totalmente absurdo), solo es como... tengo la cámara, la uso. Pero algunas personas consideran que por tener una ya vas a estar tomando fotos de cuanta persona aparezca.
El tipo de fotogr…

Historia de terror femenina: El secuestro del saco negro

Hace tiempo, hace mucho tiempo, conocí a un tipo, buena onda y todo. El punto es que a este amigo (por una extraña razón) le gustaba yo. En ese entonces yo tenía novio, ya saben, la etapa perfecta y feliz de cualquier noviazgo donde solo tienes ojos para tu chico/chica.
Al pasar el tiempo, mi relación terminó. Este tipo se enteró y estuvo insistiendo de nuevo, así que, con despecho, acepté salir con él. Tenía la falsa idea de que quizás podríamos salir y yo dejaría de estar tan triste, pero no funcionó, él de alguna manera quería que pensara como él, al ver esto hablé con el chico, le dije que no, que lo había intentado pero no estaba lista para andar con nadie. Quedamos como amigos y sin problemas. Sin embargo, él insistía, y de plano me hartó, mandaba mensajes a todas horas, me marcaba ebrio, me seguía, se convirtió en una especie de pesadilla, no era ni mi novio y me hacía escenitas de celos o cuestionaba lo que hacía, me sentí perseguida por un buen tiempo. Luego de ignorarlo un …

Enredadera

Es que no sé si se trata de una maldición. Tengo un don especial para complicarme la existencia y meterme en cada problema, mi vida es digna para una serie tragicómica, porque nada tiene un sentido, es como si me empeñara en buscar situaciones incómodas, peligrosas, extrañas.
Por un lado se argumenta que le tengo miedo al compromiso, que me da miedo tener una relación... a ver, no, es que a lo que le tengo pavor es a que me rompan el corazón, por eso prefiero protegerme con mi escudo invisible que cada que me veo en peligro de sentir algo especial me lanza señales de humo para que me vaya por la tangente en la primer oportunidad, así escapo de mi misma y no me enredo más.
Luego, lo más importante: mi carrera. Claro, esta vez no he flaqueado y he tomado con seriedad las cosas respecto a terminar. No abandonaré el barco de nuevo, soy una escapista profesional, pero esta vez es más importante mi futuro y mis sueños. Un toque de madurez le hace falta a mi vida, un freno que me mantenga con l…

Piloto automático

Entre panorámicas de la ciudad y litros de café, siento que no me he esforzado por nada. Tal vez no me explico, a lo que voy es a que me dejo llevar por la corriente, opté por no insistir en nada, solo hago lo que surja, paso los días trabajando en una u otra cosa, hago lo que me corresponde, pero ya sin el ímpetu sediento de comerme cada pedazo de oportunidad.
No se trata de estar confundida, es claro que me siento de nuevo en el confort del piloto automático, no me he arriesgado en nada, ni el aspecto amoroso (ese menos que en cualquier otro, por el clásico pánico). Sé que escudarse no ayuda, pero por ahora no hay más crisis, solo esa calma que busqué durante un tiempo.
Por supuesto, de vez en cuando me resulta deprimente mi soledad, pero al final dicen que la paciencia es una virtud, ya vendrá mi momento. Obvio, no quiere decir que no haga nada más, la cuestión es que me limito a mi desarrollo y hacer lo correcto sin saltarme un solo paso, así, disfrutando con calma. 
Entre las ve…

Yo no estuve ahí

Y aún así me parte el corazón lo que ha pasado, es suficiente con ser humano para comprender el dolor de lo que está pasando en el país. En este momento ni siquiera puedo conciliar el sueño pensando en lo egoísta que soy al estar tan campante desde la comodidad de mi cama mientras hay personas que ahora luchan por sobrevivir.
Es indignante que hayan tan solo considerado el uso de maquinaria pesada, y que la usen es inhumano, ¡dios mio aún hay vidas ahí!, ¡maldita sea denles chance de vivir! ¿Cómo es posible ser tan indolentes?, es que me cuesta creerlo, porque me pongo en el lugar de estas personas, ¿acaso no imaginan la desesperación de estar ahí abajo en espera de ayuda?, ¿acaso no piensan en los familiares que con desesperación ven como les quitan la oportunidad de vivir a sus seres queridos? Meter maquinaria pesada sin concluir las labores de rescate es una violación a los convenios y protocolos internacionales de los derechos humanos.
Sin embargo, es un orgullo ver que hay multi…

Me habría gustado

Me habría gustado comer pizza en lugar de ese taco con queso.
Me habría gustado tomar un taxi en lugar del primer camión que pasó.
Me habría gustado llegar tarde y no esperar junto a los otros.
Me habría gustado haber ido por esa botella de agua y no aguantarme la sed por no retrasarme.
Me habría gustado leer ese libro en lugar de ponerme a observar a los demás.
Me habría gustado no prestar atención a nada en especial.
Me habría gustado quedarme a platicar con alguien más y no esperar a solas.
Me habría gustado hacerme la sorda en lugar de decir ese ''hola''.
Me habría gustado ignorar su presencia y seguir como siempre.
Me habría gustado seguir en mi mundo y no interesarme por su mundo.
Me habría gustado irme lejos y no volver nunca.
Me habría gustado quedarme con la duda.
Me habría gustado sentir menos.
Me habría gustado alejarme a tiempo.
Me habría gustado...
Me habría gustado ser indiferente.
Me habría gustado ser menos curiosa.
Me habría gustado ser más fuerte.
Me…

Hoy sí fue un buen día

No, no ha pasado nada extraordinario ni encontré al amor de mi vida a la vuelta de la esquina. Es que hoy he llegado a tiempo a todo y eso, eso ya basta para festejar. Mi lista de pendientes así como va en aumento, también decrece y, ¡eso también vale!
Llegué temprano a mi primer clase, en el camino me encontré con un amigo y llegamos juntos al campus. Encontrar amigos me llena de vida. Al salir de clases encontré a otro amigo y fuimos a comer unos deliciosos tacos al vapor, si no eres mexicano, te juro, ¡los tacos al vapor son de las más grandes delicias que probarás! ¡y lo mejor es que caen bien a cualquier hora!
Luego de comer emprendí el viaje, ¡con tiempo de sobra! al siguiente compromiso. 
Tan buena mi suerte, que sin casi dinero, un señor de esos que venden helados (hace un calor de mil demonios) en los camiones, me dejó en $5 una paleta que costaba $12, me la iba a dejar gratis, pero me dio pena, y tenía tanto calor que el señor lo aceptó.
Ahora, supongo que la humanidad no e…

Tiempo muerto 1

Con un Sol recalcitrante sobre mi piel naturalmente oscura, caminé como un ser inerte. Así hasta que el piloto automático me llevó a mi... ¿destino? Creo que es lo más correcto volver a casa, no es que lo elija, es que tengo qué.
Lo importante es que nada tiene sentido para mi en este momento. Odio convertirme en la clase de persona que siempre juré no ser, odio quejarme de los vacíos que me rodean, odio estar sensible con poesías baratas o cancioncitas melosas, si ni enamorada estoy y eso es lo peor. Debería estar brincando de alegría porque los Toros de Tijuana (béisbol) ganaron la Serie del Rey, pero su triunfo implica que se acabó la temporada y no tendré esa agradable distracción en mi vida lo que resta del año. Ya hasta tenía mi jugador favorito (Mark Serrano), eso sin contar la entrada de dinero que significó laborar ahí. Me siento más torpe de lo normal, no hago nada bien. En la tarde una señora muy amable me dio raite hasta el bulevar, pero estaba (estoy) tan melancólica que…

Pesadilla de una noche de verano- parte 1

No recuerdo cuantas horas habían pasado. Hacía calor y el vaso sudaba, quedaba media caguama de Tecate roja y un par de Lucky Strikes de sabores, a mi no me apeteció fumar, quise evitar el aroma del humo de tabaco impregnado en mi cabello (amo mi cabello).
Ella tenía la vista perdida aún bajo los efectos del cannabis. Vi la hora y ya eran más de las 3:00 am, hice el recuento: primero en la Plaza, ahí tomé algo refrescante y le dí una probada a la pipa, con eso me bastó para que al llegar al bar Rubik's, me pusiera a bailar sola enmedio de la pista al ritmo de You should be dancing, y luego perdí la noción de la realidad con  New Order y su pegajoso Blue Monday. Yo no me quería ir del Rubik's, la música me puso contenta pero como las otras chicas querían bailar algo más ''movidito'', de ahí nos fuimos a la Mija de la Mezcalera donde baile poco, prefería sentarme en el convertible que tienen de utilería y beber otra cerveza. Después, se cansaron las chicas y fui…

Miércoles con M de Mala Suerte

Y resulta, resulta que ayer fue uno de esos días en los que esperas que del cielo caiga la caca de perro. Por  la mañana suenan mis 5 alarmas, si son menos no me levanto ni de broma. Seguí la rutina: baño, lavar cabello, acondicionador, enjabonar y enjuagar, secar; volver al cuarto, dejar capítulo de Papá Soltero de fondo (altamente importante), poner crema hidratante, maquillaje super básico, ropa, zapatos, lavar los dientes y... y se acabó el tiempo, apenas si alcanzan los 2 minutos restantes para tomar mi capuccino de un solo trago y darle una mordida a mi taquito de huevo con jamón.  


Sin embargo, no podría faltar ese bucle temporal que convierte cinco minutos en cinco segundos y al final ya iba con 5 de retraso (no, no mental). Apenas si había cerrado la puerta tras de mi cuando escuché el sonido característico del camión Altiza*... y ahí me convertí en Usain Bolt, para mi ¿buena fortuna?, el conductor me esperó. Me dispuse a recuperar el aliento y fue cuando descubrí que había …

Jorge Vargas

Era 1997, no tenía mucha idea del mundo. Mi pasatiempo favorito era jugar a la ''comidita'' con hojas de malva picadas y tierra que simulaba ser pastel, teníamos junto a mi hermana y los chicos de la cuadra un ''negocio'' llamado ''las tortas de mil jamones'', el pan eran las hojas de malva, el jamón/la carne eran las florecillas de la misma planta.


Sino salíamos a jugar veíamos Sailor Moon o Supercampeones. Recuerdo muy bien que veíamos Ranma 1/2 cuando mi madre recibió una llamada y se encerró un buen rato en su cuarto, mi hermana y yo asumimos que era una buena idea guardar silencio y dejarla tranquila, así que esperamos a que llegara nuestro padre. No pasó mucho cuando él apareció con su camisa amarilla manga corta de líneas café y preguntó por ella, le dijimos donde estaba y subió corriendo las escaleras, nosotras lo seguimos. Ella solo se lanzó a abrazarlo y él le decía ''tranquila, tranquila, yo me encargo de todo'…

Hay días buenos y, solo días...

...y hoy es uno de esos. No sé que pasa conmigo, ya me cansé de todo, no hablo del trabajo o la uni, sino de mí misma. Me cansa este vacío constante, me cansa sentir tanta melancolía.
Todo el tiempo me siento sola. Hay un punto en el que me oprime tanto esa sensación de soledad que creo que me volveré loca. Me esfuerzo mucho para ignorar esa ''sombra'' que me acompaña a diario, hago lo que puedo como estar rodeada de gente y compromisos. 
Que yo recuerde, desde niña las cosas han sido así. Desearía recordar un momento en el que no lo sentí, pero es permanente. Mi recuerdo más lejano fue cuando tenía 3 años, estaba frente a la ventana observando a los niños con sus uniformes rojo y azul que iba tomados de la mano con sus madres, mientras tanto mi madre cocinaba huevos estrellados que hacían un sonido al caer sobre el sartén, mi papá se preparaba para irse a trabajar y mi hermana desayunaba cereal viendo tv; yo entreteniéndome sola, así fue mi infancia, así mi adolescen…

Mafufadas generales

*************A D V E R T E N C I A************
POST LARGO Y DE TEMAS INTRASCENDENTES, LÉASE BAJO SU PROPIO RIESGO

Windows se acaba de recuperar del tan temido pantallazo azul, ha pasado tanto en los 10 años que esta máquina lleva en casa (aún recuerdo cuando la saqué de la caja) que ya lo veo con naturalidad, y obvio, he vuelto porque de plano no sale ni un maldita letra para continuar escribiendo. Mi mente es caprichosa, necesito inspirarme si quiero escribir. 
Por regla general cuando esto pasa si es de día: tomo la cámara, audífonos y tenis, para caminar sin rumbo fijo, solo recorrer la ciudad, no acostumbro ir al mismo sitio, eso me desespera, no es lo mio tener rutinas, prefiero ir descubriendo aspectos y lugares de la ciudad que nadie más notará de la manera en que los veo yo. Si es de noche: cuando salgo de trabajar camino y camino, deteniéndome en los puentes a observar la inmensidad de la ciudad en sus luces. Cuando estoy en casa, tomo el tripie, la cámara, audífonos y me vo…

Me temía que llegara este momento

El año comenzó y con él una serie de metamorfosis en mi sistema. Sin saber que hacer, que decir o que pensar, me dispuse a dejarme llevar por la vorágine cotidiana.
De modo que al final, he descubierto que ni estoy enamorada, porque sí, ya hay que llamar a las cosas por su nombre: capricho; y tampoco estoy enloqueciendo, solo estoy llegando a un punto al que tuve miedo de llegar: al final de esta faceta.
Con tiempo libre, decidí ponerme al día con alguna serie, quizás ver los capítulos que no he visto de Dragon Ball Super, ¿adivinen qué? Intenté verlos, pero no pude, ya no me entretiene. Y no significa que este inmersa en la amargura, es solo que mis intereses han cambiado y resulta increíble haberlo notado por esa serie.
Quise volver a huir, porque es lo que mejor sé hacer, mi salida fácil: escapar de la ciudad por semanas y volver aparentando que nada ha pasado, pero ahí sigue todo. Es cansino siempre irme de la ciudad para una falsa zona de confort, claro, viajar (a otra ciudad o …

Dudas

No sé si estoy enamorada o solo son parásitos. En todo caso preferiría que fuera lo segundo. Uno no elige de quién o cuándo, solo pasa y ya, ese es el principal problema. Parece que me esfuerzo por tener una vida miserable, ¿por qué soy una romántica? Nadie lo sabe, supongo es algo de mi genética.
Ahora por lo menos estoy tranquila y resignada antes de tiempo a que todo resultará mal: yo, viendo como mi amado secreto disfruta su vida junto a otra, ya puedo ver la escena en mi mente. Así va todo. La ventaja es que aún no lo sabe, eso creo...
Claro, no es tan malo, porque al final yo me voy libremente a viajar y olvidar.
Y, por cierto, ayer descubrí que soy la persona más solitaria que conozco. Soy una ermitaña de ciudad, algo bien raro. Hice el recuento de que al final siempre termino siendo yo junto a mi soledad, aún si voy con amigos, ellos parecen olvidarse de mi presencia en un momento y quedo en un rincón resignada a estar de nuevo sola.
Cada noche al llegar a casa es la misma es…

Desventaja femenina: Aquí, quejándome

Uno de los aspectos que me caracterizan es que soy como un ave enjaulada en la ciudad, sobre todo cuando estoy cerca de las tardes escarlata.
Me molesta no poder controlar mis emociones, soy víctima de las hormonas yendo de un lado a otro por mi cuerpo, estoy deprimida y no sé ni por qué. Ahora me ha dado por añorar mis viajes, tengo ganas terribles con caminar por las coloniales calles de la Puebla lluviosa a la que fue hace dos años.
El problema es que no tengo tiempo y mucho menos dinero, mi corazón está roto. Me puse a llorar hace rato, me siento triste. La ventaja es que sé de lo que se trata, pero no puedo ni concentrarme en algo en específico y de nuevo el dolor de piernas mezclado con el sueño.
Y aunque suene descarado, francamente tengo un intenso dolo de ovarios, como si me estuviesen encajando pequeños cuchillos, así se siente. Ayer estuve tan contenta pero hoy de plano no, me duele todo, quiero llorar porque me siento sola, estoy tan sensible que ni yo me aguanto.
Que env…

Mis tías de visita...

Hace unos días vinieron unas tías de visita, yo acababa de llegar del trabajo. No las había visto desde hacía tres meses, uno de esos días que no me tocó salir de casa, lo primero que dijeron esa vez fue: Ay, Josesita, ¡estás gorda!, mija, bájale a la comida, ¡hay unas pastillas muy buenas!, ¡Mary, tienes que hacerle el té de quiensabequéhierba para quitar el hambre!, ¡y también el saca manteca!, ¡ese es buenísimo! La hija de mi vecina Gloria lo tomó, y vieras que bonito cuerpo está agarrando...''

Sí, las tías son como la cerecita en el pastel en los momentos más oscuros de la vida, y mis tías no son la excepción. Ese día me la aplicaron TODO el rato, al grado que ni hambre tuve.
Pero esta última vez fue distinto, me sorprendieron con un: ¡Mary, qué bonito cuerpo está agarrando la niña!, ay, mi Josesita, ¡te estás poniendo bien bonita, mija, ay no, que bonita te ves!, ¿si le diste el té que te dije, Mary?, ¡así sí vas a conseguir un novio pronto!, ¡así luego nos vas a llegar …

¿Quién es el escritor?

Tengo la ligera sospecha de que hay un error en la matrix, es que no encuentro explicación. Les he comentado a grandes rasgos lo que ha acontecido en mi vida, en pocas semanas la rueda ha girado tanto que apenas sé que estoy en suelo firme.

El punto es que me he enterado ayer y hoy hace un par de horas, que... ¿prometen no reír?
Va: soy el crush de dos personas, come on! Hay chicas más guapas, yo ni bonita estoy, solo sé reír y... escupir una que otra tontería, cuando no duermo estoy de pésimo humor, soy impuntual, desesperante, ¿continúo?.
No sé que decir al respecto más que tratarlos con amabilidad. Sí, por supuesto que ha pasado antes, creo que a toda mujer le ha pasado, y lo más correcto es ser linda y sincera, nada de aprovecharse de la situación ¡eso está mal!
Bueno, bajar un par de kilos es favorable, ya puedo usar mi ropa otra vez, ¡adiós pantalones de emergencia! ¡adiós blusas para ocultar lonja! De acuerdo, este tema es desgastante, aunque me alegra ya no verme obligada a c…

De vuelta a la vida normal

Si es que así se le puede llamar. Mi vida enredada con altibajos, no sé si soy muy joven o muy vieja, no sé si debo hacer o quedarme quieta.
Mi psicóloga me ha retrasado la cita una hora, y claro, aquí yo, esperando el turno. Pretendo exorcizar los demonios hablando con ella mientras desde su punto de vista clínico me diagnostica que probablemente estoy más loca que una cabra o solo soy panchera.
Conocí a un tipo, bueno, ya lo conocía, pero... Uno de mis grandes problemas es que soy observadora, no puedo evitarlo. Antes pasaba por cualquier sitio y no me daba cuenta de los pequeños detalles, por esa razón me propuse el desarrollar mi sentido de observación, esto ha ayudado a que aprenda pronto cualquier actividad. Sin embargo, a la par de aprender, descubro la naturaleza humana y ya no confió en la gente, por lo menos en los que apenas voy conociendo.
Retomando al hombre, aquí entra mi psicóloga. Ella me dijo "conoce, no idealices, ya que conozcas a la persona verás detalles que…

Regalo de cumpleaños atrasado

El estrecho pasillo de lozetas blanco y negro se abrieron paso frente a mi, conduciendo me hacia un par de extraños que esperaban algo de alivio igual que yo. Me mataba la ansiedad y mientras no se abría la puerta, pude definir la sensación de estar o intentar cambiar las cosas. Lista para contarle la maraña de sentimientos a un extraño, espero mi turno, supongo que no será tan malo.
Me costó mucho trabajo aceptar esto, no voy a echarme para atrás.

Ideas de un miércoles por la mañana

Me cuesta trabajo saber si alguien está interesado en mi, siempre se me complican esos temas y sí, me declaro incompetente para saber a ciencia cierta. Soy observadora pero fracazo en eso, quizás por eso pierdo oportunidades, se cansan de esperar a que yo reaccione o me creen indiferente. Pero, vamos, que ahora sí necesito estar segura, ya he esperado mucho tiempo como para caer de nuevo en ilusiones falsas, ahora sí debo esperar a que alguien que no quiera solo jugar se acerque a mi, a los jugadores los prefiero en el fútbol o en el beis, no en mi vida.
Creo que soy de las que ocupa señales de neon para saber que es real, ya sé, que ridícula. Y la verdad si tengo miedo, no tanto miedo, sino que no tengo ganas de volver a lo mismo, quiero calma, no calvarios, quiero que me quieran sin estresarme o caer en celos, no quiero celos, quiero que me hagan sentir segura de que estoy con una persona que está interasada en mi y no va a dejarse deslumbrar a la primera de cambio por otras person…

¡Maravilloso!

Todo es maravilloso. No sé si ya comenté, pero he recuperado mi ánimo, toque tanto fondo que vuelvo a ser la persona feliz y optimista que nunca debí dejar de ser. Puedo sentir la energía positiva fluyendo, como una cálida brisa a mi alrededor. Es probable que suene demasiado cursi, pero así debe ser: estamos en este mundo por una razón, sin importar la que sea, tenemos que vivir porque es lo que hay. 
Es normal pensar que todo puede mejorar, es normal pensar que a veces no tenemos lo que deseamos, pero confío en que se puede ser feliz con lo que se tiene, creo firmemente en que todo tiene un por qué y un para qué. Nadie se cruza en nuestra vida por casualidad, y si peco de idealista, ni modo, esta soy yo, la que verá el lado bueno a las cosas, o por lo menos trataré de no contribuir más a las situaciones negativas que abundan. Este mundo tiene suficientes desgracias, no es cuestión de restarle seriedad a la vida, sino de suavizar los efectos negativos. Si sonriéndole a un extraño, u…

Y sigoooo

Todavía ando reflexionando sobre lo de ayer. Sola, ebria y devastada no voy a terminar, eso lo juro. No sé si es la música de José Alfredo o el feeling del día, pero tengo la melancolía a tope. Mañana y pasado estaré más desocupada, eso es lo que no quiero, eso es lo que temo.
Dicen que de noche todo empeora y sí, llega la noche y me siento tan sola que no sé que hacer, me encantaría un abrazo, por lo menos, pero me quedo observando el menú de Netflix entre la penumbra de la habitación, pensando en nada y sintiendo todo. Los vacíos que no se llenan con comida son los peores. 
Pero dicen que todo pasa y dijo una buena amiga que solo viviera el momento, que disfrutara cada sensación, un día, luego otro, así estaré. Claro, mi terapia predilecta siempre será escribir, por ello aprovecho en descargar mis demonios entre letras al aire antes de irme al béisbol, porque allá, allá tendré que esbozar una sonrisa ante el ambiente festivo.
Bien, es hora de pedir el uber, ni modo, así es la vida.