Ir al contenido principal

Entradas

Berrinches

Estuve todo el santo día de mal humor, ¿por qué? Porque sí, ni idea. Estoy enojada por estar enojada, y luego la gente simplemente no coopera, así que básicamente me cago en todo y en todos.
Y me quejo aquí porque no me basta quejarme con la gente a mi alrededor. Me molesta todo. Odio todo. Odio haber llegado tan tarde a la casa y estar de malas aún, odio no poder pintarme a gusto las uñas, odio que no respondan mis pinches mensajes, odio a las mujeres de cejas rasuradas y pintadas con plumón sharpie. Odio todo y a la gente lenta para subir o bajar de un pinche taxi. Odio que youtube me quiera obligar a instalar la mugre nueva actualización de la app, odio a la gente que no come queso, odio con Odio jarocho a los veganos, odio a la gente mamona que se la pasa en un starbucks. Odio ponerme sentimental a cada maldito rato y terminar llorando por lo que sea. Odio todo.Au Revoir!!!

Soundtrack de una adolescente en 2006 / 2007

Yo fui una adolescente wanna be punk-rocker acomplejada con lo emo, odiaba que insinuaran que lo era. La música por supuesto que fue parte fundamental, sobre todo después de una de las mil discusiones con mis padres  por mi actitud ''rebelde'', siempre respondona y culpándolos de ''no entenderme'', no quererme... es que eran mis enemigos en ese entonces.
Y yo, de niña ''ruda'', me encerraba sin cenar en el cuarto como si eso fuera a dañar a mis padres, el punto era hacerlos sentir culpables por no entenderme y luego culparlos por no sentirse culpables, una completa idiotez.
¿Qué escuchaba a todo volume? Pues...

Mi príncipe azul era Gerard Way, no había uno más guapo. Ahora que lo veo, no estaba tan atractivo, pero cuando eres puberta te dejas encandilar por cualquiera... aún lo amo.

La clásica, clásica después de discutir con mi papá por ser tan, tan yo, era:



Por supuesto, luego de 10 años me doy cuenta de que lo único que necesitaba er…

De cuando hice el ridículo en la tv poblana y nacional- parte 1

Para ser franca, ese día no tuve plan, solo me puse un vestido casual, zapatos cómodos, lentes de sol porque obvio hay que mantener el estilo. Así, tomé mi bolsa y me dispuse a caminar para tomar el primer taxi o camión que pasara. 
Si me preguntan de los lugares en los que más cómoda y segura me he sentido, es un hecho que diré Puebla. Primero porque ahí vive mi familia paterna: papá, abuelos, tíos, hermanos, primos, etc. Segundo porque el clima me parece delicioso, tercero porque la comida es un sueño para cualquier tragón (y barata), cuarto porque es una de las ciudades más limpias que he visitado y quinto porque (en aquél entonces) pude disfrutar de caminatas a cualquier hora sin el miedo a ser asaltada ya que las calles están iluminadas, tanto vecinos como policías vigilan y bueno, ¡es Puebla!
Fui al centro y visité el barrio del artista, justo y necesario. Luego fui por un cafecito obligatorio a The italian Coffee Company y al salir pasé por la churrería, claro, por un churro d…