miércoles, 21 de junio de 2017

Estrés: ¡Lárgate de aquí!

De alguna u otra manera me encuentro esperando la peor noticia del mundo: dejo el teléfono a un lado y espero tener malas noticias, de cualquier índole, siempre malas noticias.
Vivo con los nervios de punta y ya, oficialmente no puedo conciliar el sueño, ¡estoy despierta todo el tiempo y aunque trato de cerrar los ojos tan cansada no puedo hacer nada más que pensar y... volver a abrir los ojos.

Sin embargo, decidí cambiar la cinta repetitiva de ''ay, que estrés, que depresión, que tristeza, que desolación'', ¿saben por qué? Porque ya fué, ya estuvo suave de tanta autocompasión, ¡la vida sigue carajo!
Así que desempolvé ese par de tenis blancos estilo clásico noventero, me puse calcetines, un shorts deportivo, camisa y mis audífonos para ir y romper esas cadenas que me impiden la estabilidad: me puse a trotar hasta que se me fue el aliento y conforme lo hacía las cosas tomaban una forma definida, lo que me aquejaba se quedaba atrás con cada paso.

Volví luego de 20 minutos, porque la ''inteligente'' fue a las 10 am cuando el sol está que arde, por supuesto, bañada en sudor. He decidido recuperar mi estilo de vida, incluyendo la sana alimentación y beber mucha agua, ¡tanto sin hacerlo! 

No sé si sea parte del proceso de madurar, pero creo que ahora sí, las cosas van para bien. Claro, tengo una montaña de cosas por hacer, pero come on!, ¿por qué no aprovechar la juventud y energía que cargo conmigo?

Y bueno, dejaré la rolita de Flashdance para amenizar esto jeje


Au Revoir!!

sábado, 17 de junio de 2017

¿Tienes idea?

¿Tienes idea de lo difícil que es?
Es que no, estoy imposibilitada para encontrar pareja. No se trata de desesperación, se trata de que llega un momento en el que dices ''bien, es hora de volver al ruedo'', ¿y luego qué?, ¿qué carajos pasa?, pues pasa que el evento cíclico que te llevó a tus anteriores desastres amorosos se repetirá, ¡oh, claro que se repetirá! Como si de una cábala se tratara. 

Vamos, encuentras a un buen tipo, nada mal, pero luego descubres que es un cascarón como lo de siempre: ni siquiera puedes interactuar con ellos, porque no entienden lo que dices, porque estás destinada a permanecer otro maldito año sola y relegada a ir al cine sola, a caminar a la orilla de la playa sola, a decir ''no importa, ya llegará alguien'', pero llevas años repitiéndote lo mismo ''soy joven, no pasa nada''.
¿Salir?, Ya ni la cerveza sabe igual, ¿algo tiene sentido?, ¿existe eso?

Es solo el duelo el que habla, es solo el enojo con la persona que eres el que dicta lo que tu cerebro pretende pensar, pretende sentir. Ya no solo una pareja, alguna amiga, algún amigo, ¿alguien está en el mismo canal que yo? Parece que soy una adolescente incomprendida. 

Ya no me interesa beber, no me interesan las drogas, no me interesa la comida, no me interesa nada... ¿De qué manera llenar ese molesto vacío?, ¿por qué yo?, ¿estoy enloqueciendo?

Para variar, hace calor, un clima delicioso y estoy resfriada, ¿es una broma? 

De nuevo esa sensación, ¡no te falta nada, no seas ridícula!, ¿entonces por qué estoy así?

¡Qué difícil es aceptar los sentimientos!, ¡ojalá no hubiera heredado el orgullo de mi padre, ojalá hubiera heredado otra cosa y no éste tonto orgullo que me incapacita de admitir lo que siento!

Por supuesto que sé lo que pasa, no soy tonta... por ahora sí, admito que es el miedo, al rechazo, al fracaso, a que se repita lo de siempre y la que pierda sea... yo.

Bien, voy a ver si acabo de una maldita vez de escribir y luego volveré a ver Orgullo y Prejuicio, y tal vez, sólo tal vez, vea otra película romántica... igual y así se me baja el orgullo estúpido que me cargo.

Au Revoir!!