lunes, 22 de agosto de 2016

Tijuana en Fear The Walking Dead

Para los que no sepan, Fear The Walking Dead es el spin-off de la conocida serie de zombies The Walking Dead. Creo ya les he comentado que es de mis predilectas, así que mientras esperaba que salieran los nuevos capítulos de la serie ''grande'' me puse a ver el spin-off; hasta hace poco supe que grabarían por mis terruños. 

Y sobra mencionar el furor que causaron con las grabaciones aquí y allá por mi hermosa ciudad, incluso varios conocidos participaron como extras. Esperé con ansias el capítulo 8 de la temporada 2 titulado ''Grotesque'' donde aparece Tijuana.




No haré spoilers, solo un par de notas: los flash back del personaje son bastante reveladores. Por supuesto que estoy más que encantada con esas tomas panorámicas de los sitios por los que acostumbro pasar.

En cuanto al capítulo, hay partes en las que los flash back se alargan un poco y resulta tedioso, aunque como ya mencioné, son partes esenciales y reveladoras sobre el personaje interpretado por Frank Dillane, Nick Clark. 

Después viene una secuencia en la que debe huir, porque de eso se trata: escapar todo el tiempo, y es en esta secuencia en la que estoy más que segura algunos soltarán una lágrima; a mi también me deprimió verla.

El final es imperdible y la música es el extra para que compartamos lo que siente el pobre Nick, es que sí, ese final no pudo ser mejor. Y los protagonistas de la noche fueron Nick y Tijuana.

Me gustó, pero creo que si la ciudad fuera otra no habría sentido tanta afinidad. Aunque me agrada que pese a los clichés sobre los mexicanos y Tijuana, son muy pocos en comparación a otras infames series y películas. Claro, hasta el momento las cosas marchan bien.

Por ahora, esperaré como avanza la trama. No es como que me agrade esperar, pero de esto a vivir en la duda sobre a quén mató Negan, prefiero emocionarme con ver FTWD. Dejo la promo del próximo episodio.


Sin más que agregar, me despido.

Au Revoir!!

martes, 9 de agosto de 2016

No hay pedo, me la rifo

Se dice que toda crisis es una oportunidad. Anteriormente he comentado sobre mi precaria economía, dificultades en casi todos los rubros, pero, es verdad esto del inicio. Cuando te encuentras atrapado, lo que haces es lógicamente encontrar una salida, esa válvula de escape que te brindan las oportunidades: donde alguien ve un vaso con la mitad de agua, podrás ver lo que saciará tu sed.
En mi caso, me he dedicado a sacarle provecho al que considero el único y mejor talento con el que nací: escribir. Desde que aprendí a leer y redactar (aproximadamente 4 años y medio) tuve un gusto apasionado por la lectura y garabatear cualquier cosa que se me ocurriera.

Mi letra era pésima (lo sigue siendo) y durante la educación básica sufrí las de Caín con es estúpido sistema que aseguraba aquellos niños con letra fea no son listos, son ineptos y merecen bajas calificaciones. Uno de los recuerdos interesantes respecto a escribir, ocurrió a los 9 años, durante una actividad en la que debías dibujar la profesión a la que querías dedicarte, yo me dibujé escribiendo y dije que sería escritora: algunos de mis compañeros, ignorantes por la edad, aseguraron que con una letra tan fea jamás podría serlo, incluso mi maestra me dedicó una mirada de incredulidad y tal vez de burla.
Sin embargo, lejos de entristecer, la ignorancia me pareció risible, ¿para qué ocupas una hermosa letra con las máquinas de escribir? (en ese entonces era lo predominante). 
Al final de cada año escolar utilizaba los cuadernos que aún tenían hojas libres para escribir, las historias variaban, eran malas, otras no tanto. A la par, desde temprana edad hice uso de un diario, costumbre que conservo hasta la fecha.
Cuando entré a la adolescencia escribía canciones y poemas que a nadie llegué a mostrar, la idea de que alguien leyera mi trabajo me resultaba (y ahora un poco) aterradora, mis mayores miedos son el robo de ideas y las críticas destructivas.

Por fortuna, conocí los fanfictions a los 15, cuando una amiga con la que compartía el gusto por el anime y la escritura, me animó a crear una cuenta en la desaparecida página ''cafeotaku.org'', en ese momento los fanfics se convirtieron en el medio por el que pude mostrar lo que hago y pulir mi estilo, recibí críticas constructivas que agradezco infinitamente, metamorfeando la historia de Akira Toriyama.

Tal vez participé con un escrito corto en concursillos simples de manera anónima.

Obvio, este blog me ha servido tanto y debo incluir que el hecho de utilizar wordpad es un plus, ¿acaso no sabían que NO tengo office?, llevo 5 años sin utilizar corrector ortográfico. Sino estoy segura de como se escribe una palabra, la googleo, de modo que aprendo con la práctica.

He considerado los factores anteriores, mi situación actual y mi edad. Me siento y estoy lista para entrar al fascinante mundo de los escritores, estoy lista para mostrar mi trabajo sin que se trate de un fanfiction, na entrada de blog o una nota periodística. Ha llegado la hora de sacarle provecho a esa capacidad, quizás no sea la mejor, pero en el intento no me voy a quedar y como de la experiencia y de los fracasos se gana, ya no tengo miedo.  

Publicaré por mi cuenta, poco me importa ya, solo quiero la satisfacción de ver mi trabajo en un libro, estoy emocionada. Estoy consciente de todo lo que implica, pero no voy a dejar mi sueño por los mismos miedos que me han impedido llevarlos a cabo durante años. Es un hecho que para llegar al éxito debes pasar por varios obstáculos, y yo voy preparada física y mentalmente.

Por ahora, solo resta comentar que ya está terminado, incluso estoy por concluir un segundo prospecto a libro. Y como buena mexicana, ¡no hay pedo, chingue su madre, me la rifo!


Au Revoir!!